Detox, ¿Moda o aliado?

Cuando hablamos de bebidas “Detox” nos referimos a los populares licuados vegetales (mezcla de diversos ingredientes) con aparentes propiedades curativas o saludables. 3 IDEAS: son ineficaces, nos pueden alejar de una dieta equilibrada, e incluso pueden ser peligrosos para la salud. Además, de económicamente caros.

El problema radica en creer en productos milagrosos que pueden hacernos mejorar la salud, es como creer en cuentos de hadas; nada científicamente lógico ni contrastado.

 

 

 

Sirve para ganarse la simpatía de un público que no quiere tomar conciencia global, que no quiere coger el toro por los cuernos y afrontar la necesidad de seguir unos hábitos de vida saludables: hacer deporte o ejercicio diario, seguir una dieta sana y equilibrada, dormir 8h, evitar el estrés, etc. Todo esto implica sacrificio y constancia, nada que ver con el milagro de tomar un “batido simpático y milagroso” que cure nuestros males. Como siempre, el mismo problema, la sociedad de la inmediatez; lo quiero todo ahora, todo fácil y rápido. Lamentablemente, cuidar la salud es algo más complejo.

Los productos Detox se auto-definen como limpiadores de toxinas, ahora bien ¿Qué toxinas? En la Ciencia se habla de toxinas para referirse a drogas o alcohol. En las terapias Detox, Ni se especifica de qué toxinas hablamos (supuestamente contaminantes varios, metales pesados, restos de antibióticos y fármacos en alimentos, etc.). Pero se desconoce de Qué toxinas hablamos y Cúal es el mecanismo detoxificador, con lo cual no pueden ser estudiados científicamente. Ver revisión científica: Detox diets for toxin elimination and weight management: a critical review of the evidence. A. V. Klein, H. Kiat. First published: 18 December 2014.

Tal y como apunta Juan Revenga Frauca (El Comidista, El País, 2017); en un cuerpo sano, los riñones, el hígado, la piel e incluso los pulmones mantienen el cuerpo desintoxicado simplemente mientras hablamos. No existe el modo de mejorar algo que ya funciona correctamente en un organismo sano, y desde luego los famosos tratamientos detox tampoco lo consiguen. En este sentido, el profesor Ernst afirma lo siguiente: “Cualquier persona que en este terreno promocione un tratamiento de desintoxicación se está beneficiando de una alegación que es falsa”. La Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard mantiene una opinión bastante similar.

Es también importante considerar los posibles efectos secundarios. Las dietas de desintoxicación que limitan severamente las proteínas o que requieren ayuno, por ejemplo, pueden provocar fatiga. El ayuno a largo plazo puede causar deficiencias de vitaminas y minerales. La limpieza del colon, que a menudo se recomienda como parte de un plan de desintoxicación, puede causar calambres, hinchazón, náuseas y vómitos. La deshidratación también puede ser una preocupación. Publicación: Do detox diets offer any health benefits? Katherine Zeratsky, R.D., L.D (2015). Por otro lado, cuando se priva al organismo de nutrientes y energía, se ponen en marcha mecanismos de compensación; la ralentización del metabolismo hace que seamos mucho más eficientes en conseguir la energía a partir de los alimentos, y como consecuencia, al volver a comer normal será muy fácil ganar peso (incluso por encima de nuestro peso anterior).

Según el Annual report of the Emerging Risks Exchange Network 2015, European Food Safety Authority (EFSA): http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.2903/sp.efsa.2016.EN-1067/pdf: Los Smoothies verdes, hechos de vegetales de hoja verde y bebidas de frutas, son un producto de tendencia con la declaración de propiedades saludables (no necesariamente aprobadas). Los vegetales con un alto contenido de ácido oxálico (por ejemplo, espinaca o col rizada) ahora se consumen crudos de esta manera. Cocinar reduce el contenido de ácido oxálico de dichos alimentos en un 30-87% (Noonan y Savage, 1999). Por lo tanto, comer estos tipos de vegetales crudos aumenta la exposición al ácido oxálico. Una ingesta diaria de más de 180 mg de ácido oxálico causa un aumento notable de la excreción renal. La concentración de ácido oxálico en el túbulo renal conduce a la cristalización del oxalato de calcio y la formación de cálculos renales o piedras (Noonan y Savage, 1999). Por lo tanto, se supone que una ingesta dietética diaria de 180 mg de ácido oxálico se puede considerar como un valor crítico para la formación de cálculos renales. Con base a las recetas de productos comercialmente embotellados disponibles en Alemania, el cálculo del contenido de ácido oxálico de los licuados verdes reveló un contenido superior al deseado (250 ml).

Un riesgo adicional de una ingesta alta de ácido oxálico en la dieta es la reducción de la disponibilidad de iones calcio, hierro, potasio o sodio. Varios foros de Internet recomiendan la ingesta diaria de un litro de licuado verde. Pero una ingesta regular de ácido oxálico en un batido verde de un litro no es inocua y puede aumentar el riesgo de desmineralización de huesos o deficiencia de hierro. El problema de la desmineralización aumenta si el calcio no se puede complementar con productos lácteos, por ejemplo, en una dieta vegana.

En definitiva, más allá de las implicaciones del ácido oxálico; el informe identifica cuatro riesgos sobre la salud derivados de un exceso en el consumo de vegetales crudos licuados: (1) un aumento de cálculos renales y de uréter al aumentar el consumo de ácido oxálico; (2) una mayor ingesta de ácido oxálico podría conducir a una desmineralización de los alimentos y una deficiencia de calcio y hierro; (3) una mayor ingesta de nitrato, al consumir con frecuencia un exceso de verduras de hoja verde; (4) contaminación microbiana preparando una gran cantidad de batidos verdes con un enfriamiento insuficiente.

Como conclusión, me parece interesante remarcar que si queremos tomar algún producto vegetal con la finalidad de ayudar a nuestro organismo, podría ser más interesante optar por otro tipo de productos. Sin ir más lejos, existen productos a base de extractos naturales que tienen como objetivo actuar en los órganos detoxificadores naturales, ayudando en su función. Por ejemplo, el Ber-Detox contiene extractos de plantas en pequeña cantidad (berberina y curcumina complexada) que parecen ayudar a preservar la salud y por lo tanto, la funcionalidad, del hígado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *