MÁS VEGETALES, MENOS ANIMALES

En los últimos tiempos ha crecido de forma notoria el número de personas que muestran interés por dietas alternativas o que se separan de la dieta que podemos denominar convencional. Algunas razones son la mayor sensibilidad hacia una producción más sostenible para el planeta o una alimentación sin dañar a los animales. Como apuntan Julio Basulto y Juanjo Cáceres en su libro, la adopción de pautas alimentarias que dejan total o parcialmente de lado los productos de origen animal se considera, en ocasiones, una mera opción ideológica, carente de fundamento científico y hasta perniciosa para la salud. Pero, cada vez más, el conocimiento científico se inclina hacia la premisa “más productos vegetales, menos animales y nada o casi nada de carnes procesadas y alimentos superfluos”.

Las dietas con mayor contenido vegetal, por supuesto que resulten equilibradas en composición; se asocian con una mejor calidad de vida, menor riesgo de padecer enfermedades (cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2 o algunos cánceres) y mayor esperanza de vida. En este sentido, parece posible y hasta aconsejable seguir una dieta más vegetal o incluso, vegetariana.

De todos modos, varios factores deben tenerse presente; hablaremos de la proteína y del hierro. Una dieta ovolacteovegetariana, que excluye la carne pero incluye alimentos de origen animal, en concreto el huevo y los lácteos, suple las necesidades de vitamina B12. En cuanto a la proteína, Debido a la menor digestibilidad y aprovechamiento de las fuentes vegetales, las recomendaciones proteicas para los ovolacteovegetarianos son ligeramente superiores, de 1g/kg/día. Será importante mezclar bien los alimentos de origen vegetal para conseguir el perfil de aminoácidos completo, además de incluir huevos y lácteos. Otro micronutriente a considerar es el hierro. La dieta vegetariana conlleva la asimilación únicamente del 5-10% del hierro ingerido, por lo que se recomienda una ingesta de 17 a 22 mg/día. Estas cantidades son difíciles de alcanzar, a menudo serán necesarios los alimentos enriquecidos o los complementos nutricionales a base de este mineral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *